Encuesta

¿Sabe usted qué es la soberanía alimentaria?
 

Redes Locales

CONFEUNASSC
Pueblo Kayambi
FAO ECUADOR
UPS
Aliméntate Ecuador
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Usted se encuentra en: Inicio

 

Guatemala: Exigen derogación Inmediata de Ley Monsanto

(Ciudad de Guatemala, 27 de Agosto de 2014) Que se derogue el decreto ley 19-2014 Ley para la Protección de Obtenciones Vegetales, Ley Monsanto es lo que pide el pueblo de Guatemala al Congreso de la república.

El pasado diez de junio mientras se desarrollaba el Mundial de futbol Brasil 2014, con 81 votos a favor del total de 158 diputados del Congreso de la República, aprobaron la Ley para la Protección de Obtenciones Vegetales llamada también ley Monsanto; misma que fue publicada en el diario oficial el jueves 26 de junio de 2014.

El rechazo rotundo a la Ley Monsanto ha sido evidente por parte del pueblo campesino e indígena del país porque atenta contra la soberanía alimentaria y la vida ya que con la aprobación de dicho decreto ley se abre la puerta a la privatización de las semillas criollas.

Según detalla el artículo uno del decreto ley ésta tiene como objeto el reconocimiento y protección de los derechos del obtentor (autor) de una variedad vegetal nueva, amparado en un título de protección vegetal; es decir ampara la propiedad intelectual de las variedades vegetales supuestamente nuevas en el país.

Para la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo CLOC Vía Campesina en Guatemala, dicha ley es como una bomba para el pueblo de Guatemala que vive de la agricultura y que desde miles de años han sido protectores de las semillas nativas.

Aracely Saucedo de la Comisión Política de la CLOC Vía Campesina dijo que exigen la derogación total de la ley porque no se va a aceptar que se privatice lo que les pertenece a los pueblos.

Dijo que la Ley Monsanto viola derechos de los pueblos y las personas, entre ellos el de la soberanía alimentaria que es uno de los principios de la CLOC Vía Campesina.

"Para nosotras las mujeres que somos administradoras y cuidadoras de las semillas es indignante las políticas de despojo", señaló Saucedo quien agregó que hacen un llamado a las y los campesinos del mundo aglutinados en la CLOC Vía Campesina a pronunciarse y mostrar solidaridad con la lucha del pueblo de Guatemala para que se derogue en su totalidad la Ley Monsanto.

La Ley Monsanto pretende privatizar la agricultura ya que en su artículo cuatro refiere que inicialmente la ley será aplicada a por lo menos 15 géneros vegetales, y en un plazo de diez años a partir de la entrada en vigencia, la ley se aplicará a todos los géneros y especies vegetales. Con dicha ley toda variedad vegetal genéticamente modificado podrá patentarse y cualquiera que reproduzca o produzca cualquier tipo de vegetales patentados sin autorización será sancionado con prisión de uno a cuatro años y una multa entre los 1,000 a 10,000 quetzales según el artículo 50 de dicha ley.

Hombres y mujeres de Guatemala han señalado que harán uso de su derecho a manifestarse para exigir la derogación total del decreto ley 19-2014 Ley para la Protección de Obtenciones Vegetales, tomando como ejemplo la lucha de diferentes pueblos que a través de la resistencia y lucha han logrado frenar leyes que atentan contra la soberanía alimentaria.

Publicado el Jueves, 28 Agosto 2014

  

 
Gobierno de Costa Rica declara al maíz como Patrimonio Cultural

Declaran el maíz criollo patrimonio cultural de los costarricenses

 El Ministro de Agricultura y Ganadería de Costa Rica, Luis Felipe Arauz, y la Ministra de Cultura, Elizabeth Fonseca, firmaron el viernes por la mañana, en el Consejo de Gobierno que se celebra en la ciudad de Nicoya (noroeste), el decreto que declara el maíz patrimonio cultural de Costa Rica, informan los medios locales.

El decreto, además de declarar como patrimonio las variaciones autóctonas de maíz, protege las prácticas de cultivo y las tradiciones asociadas a este grano.

Luis Guillermo Solís, presidente de Costa Rica decretó, en conjunto con el Ministerio de Ganadería y de Cultura al grano de maíz como patrimonio cultural de su país.

El presidente centroamericano, subrayó la importancia que tiene esta fuente de alimento para todos los estratos sociales de su país, y señaló que se ha “declarado patrimonio, para que no quepa la menor duda que ese grano extraordinario generó las más luminosas civilizaciones de Mesoamérica, también será reconocido como el ombligo y fuerza matriz de la nacionalidad costarricense”.

Este decreto engloba también el cuidado de las variaciones autóctonas que pueda tener el grano dentro de Costa Rica, además de dar especial atención a las prácticas de su cultivo y posterior cosecha. Se pretende ponderar el aspecto “agro – cultural” del maíz a través del acervo cultural que se desprende y se ha desprendido del mismo a lo largo de la historia.

“La herencia de nuestros ancestros, que por años forjaron lo que hoy en día es una tradición, motivó el compromiso estatal que procura el fortalecimiento de estas tradiciones”, afirmó Solís.

 

De esta manera el grano, su expresión gastronómica y cultural e incluso su siembra cuentan desde ya con el respaldo del Ministerio de Cultura costarricense para su conservación y fomento. 

 
Pérdidas y desperdicios de alimentos en América Latina y el Caribe julio 2014

Las pérdidas y desperdicios de alimentos impactan la sostenibilidad de los sistemas alimentarios, reducen la disponibilidad local y mundial de comida, generan pérdidas de ingresos para los productores, aumentan los precios para los consumidores e impactan de manera negativa en su nutrición y salud, y afectan al medio ambiente debido a la utilización no sostenible de los recursos naturales.

  

 

El 6% de las pérdidas mundiales de alimentos se dan en ALC.

Cada año, la región pierde o desperdicia por lo menos el 15% de sus alimentos disponibles.

Desperdicio de alimentos por segmento: 28% en consumo, 28% en producción, 22% en manejo y almacenamiento, 17% en mercado y distribución, 6% durante el procesamiento.

Los alimentos que se desperdician a nivel de la venta al detalle (retail) en ALC podrían satisfacer las necesidades alimenticias de más de 30 millones de personas,  es decir, el 64% de quienes sufren hambre la región.

En los países de la región con niveles de subalimentación sobre el 5%, los alimentos perdidos sólo a nivel de retail son suficientes para que seis de ellos alimenten a toda su población y otros doce logren el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio.

Impactos de las pérdidas y desperdicios de alimentos en la seguridad alimentaria de América Latina y el Caribe.

Las pérdidas de alimentos se refieren a la disminución de la masa disponible de alimentos para el consumo humano a lo largo de la cadena de suministro, pero principalmente en las fases de producción, post-cosecha, almacenamiento y transporte. El desperdicio de alimentos se refiere a las pérdidas derivadas de la decisión de desechar los alimentos que todavía tienen valor y se asocia principalmente con el comportamiento de los vendedores mayoristas y minoristas, servicios de venta de comida y consumidores.

Según datos del Banco Mundial1  entre un cuarto y un tercio de los alimentos producidos anualmente para consumo humano a nivel mundial se pierde o desperdicia. Más de la mitad de estos alimentos perdidos o desperdiciados corresponden a cereales.2  Más de un tercio de las pérdidas ocurren a nivel de los consumidores.

La FAO estima que el 6% de las pérdidas mundiales de alimentos se dan en América Latina y el Caribe.

Cada año, la región pierde y/o desperdicia alrededor del 15% de sus alimentos disponibles. Los eslabones de la cadena donde más se pierden y desperdician alimentos en América Latina y el Caribe son a nivel de producción y del consumidor. El 28% de los desperdicios ocurren a nivel del consumidor; el 28% de la pérdidas a nivel de producción, el 17% de los desperdicios ocurre en mercado y distribución y el 22% de la pérdidas se dan durante el manejo y almacenamiento y el 6% restante a nivel de procesamiento

Desperdicio de alimentos y erradicación del hambre

Actualmente, 47 millones de personas sufren hambre en los países de América Latina y el Caribe, esto es un 7,9% de su población. Para que la región logre la primera meta del Objetivo de Desarrollo del Milenio I –de reducir a la mitad la proporción de personas que sufre hambre, entre los años 1990 y 2015– respecto a la última estimación, alrededor de 3 millones de personas deben superar la subalimentación antes del año 2015. Reducir los desperdicios y las pérdidas de alimentos es uno de los caminos para contribuir a superar esta meta y lograr erradicar el hambre de la región.

Según las últimas estimaciones de FAO para el periodo 2011/13, sólo a nivel de la venta al detalle –es decir a nivel de retail– en supermercados, ferias libres, almacenes y demás puestos de venta, los países de la región pierden entre el 2,9% y el 4,3% de su disponibilidad calórica.

Con las calorías que se pierden a nivel de la venta al detalle se podría disponer de alimentos para satisfacer las necesidades alimenticias de más de 30 millones de personas, cumpliendo sus requerimientos calóricos mínimos diarios.

Es importante señalar que la región cuenta con alimentos suficientes para que todos sus habitantes tengan una adecuada alimentación: el problema del hambre es fundamentalmente debido a que los sectores más vulnerables no cuentan con los medios económicos para acceder  a ellos. Sin embargo, los países de la región no pueden continuar perdiendo y desperdiciando sus alimentos cuando aún hay millones de niños, niñas, hombres y mujeres que viven día a día con hambre.

El impacto y alcance de las pérdidas y desperdicios en la región queda en evidencia si se analiza a nivel de países. Los alimentos que se desperdician en el retail en Bahamas, Jamaica, Trinidad y Tobago, Belice, Colombia y Uruguay, son equivalentes a los que se necesitarían para alimentar a todas las personas que sufren hambre en cada uno de dichos países.

En Antigua y Barbuda, Bahamas, Jamaica, Saint Kitts y Nevis, Trinidad y Tobago, Belice, Bolivia, Colombia, Ecuador, El Salvador, Surinam y Uruguay, los alimentos que se desperdician a nivel de retail bastarían para que cada uno de dichos países alimente a suficientes personas como para alcanzar la primera meta del Objetivo de Desarrollo del Milenio 1, reduciendo su porcentaje  de personas subalimentadas a la mitad.

Fuente:

file:///C:/Documents%20and%20Settings/Administrador/Mis%20documentos/Downloads/PERDIDA%20ALIMENTOS%20FAO.pdf 

 

 

 
 
 
 
 

Video Nuevo

Buscar en CAFOLIS.ORG

Redes Globales

AGTER
EMEDO
Try vet
CONTAG
WFF